domingo, 9 de diciembre de 2018

Gato Persa Americano




El gato Persa Americano es una aparente variante del gato persa, pero con una peculiaridad en su rostro que le hace parecer un perro pequinés: su nariz es más chata de lo común. Es por esto que el gato Persa Americano no entra en las clasificaciones de los gatos persas, considerándose raza aparte. 

Gato Persa Americano

El gato Persa Americano es un gato de carácter tranquilo, equilibrado e independiente. Es cariñoso con sus dueños a quienes demanda atención y caricias. Se adaptan bien tanto a ambientes cerrados como de exteriores. Son bastante dóciles y adoran la paz de un hogar cálido y cómodo.

El gato Persa Americano es un gato sano y de buena actividad, pero su pelaje largo puede producir lagrimeos e irritaciones oculares. Es prudente mantener su pelaje bien cepillado para evitar enredos y pelos muertos que sean posteriormente tragados. Es aconsejable una supervisión veterinaria periódica para mantener vigilado el estado de sus patas, orejas, ojos y piel. Puede existir en esta raza cierta tendencia a la obesidad por la falta de ejercicios.

jueves, 6 de diciembre de 2018

Color pelaje y comportamiento del gato.



Un estudio de la Universidad de California Davis descubre que los gatos muestran más o menos agresividad según el color de su pelo. Me resultó una noticia curiosa, aunque nada seria, así que investigué un poco en la web.
Al parecer el estudio se sirvió de una encuesta bastante completa realizada a un total de 1432 dueños de gatos, analizándose finalmente 1274 de ellas.

Conclusiones

Las gatas tricolores muestran más agresividad que otros gatos cuando se les coge en brazos y en las visitas al veterinario.
Los mininos de conducta más tranquila son los de pelaje de un solo color.
Los felinos de tonos blancos, naranjas, negros o grises son más cariñosos.
Los que combinan el gris y el blanco o tienen las patas negras y blancas muestran más agresividad que los monocolor.
Los gatos de pelaje blanco y negro se ponen más agresivos cuando se les coge y acaricia.
Los de manto gris y blanco suelen enrabietarse cuando tienen que ir al veterinario.
Las gatas calicó se asustan más en su interacción diaria con personas, sobre todo si estas son desconocidas.

Neil Todd, del Centro de Investigación sobre Genética de Carnívoros de Massachussets, también concluyó que los gatos portadores del alelo agutí (la mayoría atigrados o naranjas) se adaptan peor a la convivencia con los humanos que los portadores de alelo anti-agutí (normalmente de color negro). Esto sucede porque el color de su pelo viene determinado por los genes.

Conclusiones de otros sitios:

Los gatos negros son tímidos, tranquilos, muy intuitivos y cariñosos.
Los gatos blancos son muy presumidos, muy tímidos y están siempre alerta.
Los gatos de color gris son muy traviesos, cariñosos y leales con las personas.
Un gato naranja es muy juguetón, y pide caricias y mimos.
Las gatas tricolor son cascarrabias, pero también cariñosas. Asimismo, durante toda su vida mantienen la personalidad curiosa, juguetona y activa.
Las gatas carey o tortuga poseen un carácter fuerte, son activas e independientes. También son cariñosas con su humano.
Los atigrados son gatos muy sociables, pero de carácter territorial; alegres y amigables, pero también son gatos muy celosos.

La base biológica que da lugar a estas diferencias de comportamiento –que no son exclusivas del gato– parece encontrarse en el desarrollo embriológico del animal, ya que las diferentes partes de su cuerpo se desarrollan a partir de distintas “capas” o estirpes celulares.
A este respecto, las capas celulares que dan lugar a la piel y el pelo son las mismas que las que forman el sistema nervioso central. Así, cada color del pelo determinaría unas características concretas del funcionamiento del sistema nervioso central y, en consecuencia, del carácter del gatito.
Asimismo, las rutas bioquímicas necesarias para sintetizar o producir los pigmentos que dan lugar al color del pelo son las mismas que las producidas por algunos neurotransmisores, como la dopamina, que tienen mucha influencia en el comportamiento.

Como vemos, aunque no es concluyente, es posible que el color del pelo determine el carácter del gato en primera instancia, pero hay otros factores que influyen en mayor medida en su temperamento, como la socialización del gatito desde una edad temprana (a los dos meses) para que se habitúe a la mayor cantidad de situaciones posible.

Principales sitios para ampliar la información:
https://www.infobae.com
https://www.royalcanin.es
https://www.muymascotas.es
https://www.lasexta.com

lunes, 3 de diciembre de 2018

El gato Bobtail Americano



El Bobtail americano es una raza de gato relativamente nueva y poco común que apareció a finales de 1960. La línea de sangre original del Bobtail vino del cruce entre un macho moteado de cola corta, color café, y una hembra siamesa pelo de foca.
El Bobtail Americano no está relacionado con el Bobtail japonés a pesar del nombre similar y de las características físicas, ya que los programas de cría de ambas razas no tienen ninguna relación.  La mutación genética de la cola, obedece a un gen dominante en el Bobtail americano, como el Manx, y a un gen recesivo en el caso del Bobtail japonés.

El Bobtail Americano es un gato grueso, de postura notablemente rectangular. Su cuerpo es moderadamente largo y robusto, el pecho lleno y amplio y las caderas, casi tan anchas como el pecho. Las patas traseras son ligeramente más largas que las patas delanteras, y los pies son grandes y redondos y pueden tener mechones en los dedos.
El gato Bobtail Americano


Tiene una cabeza redondeada, con pómulos prominentes y orejas bien separadas. Los ojos son almendrados y de tamaño proporcional a la cabeza. El color de los ojos varía con el color del pelaje, el cual es semilargo y de colores sólidos (negro, azul, rojo), tabby (atigrado), tortuga, calicó, punteados, humo y bicolores.
Una de las características más importantes del Bobtail es su cola, que puede ser desde un tercio a la mitad del tamaño de la cola de un gato ordinario. Los Bobtails sin cola (llamados rumpies) no son aceptables por los problemas de salud asociados con una espina dorsal más corta.

El Bobtail Americano es un gato juguetón, energético y amistoso y con una inteligencia aguda. Suele desconfiar de los extraños, pero tiene buen carácter con sus amos y es fácil de educar. Son cariñosos y muy hogareños, se adaptan sin problemas a cualquier espacio; y son muy tolerantes con los niños.

Los Bobtails se desarrollan lentamente, alcanzando la madurez entre los dos y los tres años. Por su pelaje corto, bastará con cepillarlo de vez en cuando para evitar la acumulación de pelo muerto. Hasta el momento no se le atribuyen al Bobtail Americano afecciones características, siendo un gato sano y robusto.

viernes, 30 de noviembre de 2018

Gato Bengalí o Bengal




El gato Bengal o Bengalí, como raza, es una de las pocas surgida de un cruce entre un gato doméstico y uno salvaje. No hay que confundir con el gato de Bengala (*), una raza de gato hindú natural. El gato Bengal es una nueva raza creada en USA por Jean Mill en los años setenta, a partir del cruce de un pequeño gato silvestre, el felis bengalensis (leopardo asiático), con una gata común de pelo corto americano.

Este exótico gato presume de un aspecto básico salvaje y a su vez cuenta con el temperamento dependiente y amoroso de un gato doméstico. Su porte es elegante, aunque de aspecto fuerte, debido a la musculatura y a la robustez de sus huesos. A partir de los diferentes cruces que ha sufrido la especie a lo largo de los años, podemos encontrar muchas diferencias entre varios gatos de la misma raza, por esta razón, tanto el aspecto de su pelo como el de los ojos puede variar, lo que es motivo para no recomendar el cruce de éste con ninguna otra raza.

Gato bengal o bengalí

Los Bengal son felinos de gran inteligencia, son curiosos y juguetones, tienen un carácter fuerte pero normalmente se adapta muy bien a la vida familiar, sobre todo si se trata de familias o personas que disfrutan de un compañero felino divertido, inquieto y dinámico.
Este curioso animal es un amante de los espacios grandes y del agua, herencia de sus antepasados selváticos, por esto el gato bengalí no es la mejor opción para aquellos que vivan en un piso. Al contrario de lo que pueda parecer, el gato bengal es, sin duda, un devoto compañero.

(*) Analizado en un spot anterior, “Gatos hindús”, aunque de forma muy breve, al no tener mayores referencias de dicha raza.

domingo, 25 de noviembre de 2018

Los patrones de color del gato




El patrón de un gato indica cómo está distribuido el color en la superficie de su cuerpo. Si en lo tocante a los colores del pelaje hay un problema en cuanto a los nombres, por no coincidir según donde se busque la información, en cuanto a patrones de color el problema es mayor: Unos sitios omiten ciertos patrones importantes, mientras otros hacen innumerables derivaciones y subdivisiones.


Patrón Agutí. El efecto agutí es el responsable de que el gato presente unas franjas en la parte central del pelo, lo que le confiere un patrón jaspeado. Cada pelo tiene de dos a cuatro bandas alternadas de color oscuro y claro, y la punta siempre es del color más oscuro. Este patrón es comúnmente encontrado en los colores rojos (alazán o canela) y rojizos (clásicos o ruddy). Pero también puede darse en gatos azules, chocolates, cremas, lilas o plateados.


El Abisinio, un ejemplo típico de agutí.


Patrón Tabby (Atigrado). Es el patrón original de todas las especies de gatos que antecedieron al Felis domesticus. Este patrón les da un camuflaje perfecto para ocultarse de sus enemigos y pasar inadvertidos a sus presas. Todos nuestros gatos tienen el patrón tabby, sólo que no se percibe. Este patrón es producido por la acción de dos genes independientes: el agutí y el tabby.
El patrón Tabby puede ser encontrado de forma más visible en la coloración café, azul, chocolate, canela, plateado, camafeo, rojo, lila y crema.
Hace tiempo ya expuse un spot con el tema Gatos atigrados.


Patrón Bicolor. Se le llama Bicolor, al ejemplar, que además de su color genético, ya sea Entero o Tabby, porta el color blanco, el cual cubre del 30 al 75% del cuerpo (para algunas entidades felinas el blanco debe ser de un 50% aproximadamente para ser patrón bicolor).


Patrón Tortie. Este patrón muy admirado es conocido como “concha de tortuga” y deriva de la combinación de los genes dominantes rojos y negros. Los gatos de variación Tortie suelen presentar marcas de Tabby; por ello, aparenta estar formado por más de 2 colores.


Un gato faw tortie.


Patrón Colorpoint. Los gatos Colorpoint tienen el cuerpo claro y las orejas, las patas, la cola y la nariz más oscuros. Un enzima sensible al calor de las células pigmentarias controla este patrón. La temperatura normal del cuerpo inhibe la producción de pigmento, pero donde aquella es más baja, el enzima se activa y colorea el pelo. Las crías de los Colorpoints nacen blancas; y los ojos siempre son de color azul zafiro brillante, independientemente del color del manto.




Un siamés, el típico colorpoint


Patrón Sólido. Presentan un único color. Los colores sólidos escasean en la naturaleza puesto que no proporcionan un buen camuflaje. Los gatos que presentan un pelaje de color sólido, poseen principalmente pelo no agutí en su manto.
Un ejemplo típico es mi anterior mascota, Mysy, totalmente blanca como su mamá, una gata de Angora.


Patrón Silver. Viene de un gen dominante. El fondo del pelo es plata pero visualmente es blanco. Los dibujos son del color de base del gato, sobre fondo blanco plateado. El contraste debe ser nítido. La piel del morro, de las almohadillas y los labios es del color base. Tiene un toque Tabby.


Patrón Smoke. Es el gen inhibidor del Silver que da este pelaje, pero esta vez sin Tabby. Un gato enteramente negro (u otro color) donde solo la abertura del pelo cuando el gato se mueva mostrará un fondo de pelo base (20% máximo de este blanco luminoso). Presenta enrojecimiento del negro y del azul, lo que da lugar, a veces, a colores poco atractivos. La base del pelo está sin pigmentar, la raíz es de color blanco puro y la punta de color muy intenso.


Patrón Tricolor. Presenta al mismo tiempo los colores blanco, negro y rojo (naranja), que son los colores básicos de los gatos. Si son colores fuertes se denominan Carey; y si presentan sus versiones diluidas del crema y azul se llaman Calicó. Los machos que poseen este patrón, muy poco frecuente entre ellos, son estériles y su esperanza de vida es más corta de lo normal; es lo que se denomina síndrome de Klinefeltter.


Patrón Mitted. Parece un Colorpoint pero tiene las punta de las patas blanca, como si tuviese “zapatillas”; y en ocasiones parece un bicolor con exceso de blanco, pero genéticamente difieren de los bicolores. El patrón Mitted puede combinarse con otros patrones.

Un típico gato mitted.

Patrones Van, Arlequín y Seychelles. Son gatos con una distribución de color característica. Los gatos Van son blancos con sólo las orejas y cola de color. Los Arlequines, además, tienen pequeños parches de color en el cuerpo. Los Seychelles son similares a arlequines, pero se nombran así en razas orientales.
Un ejemplo típico de arlequín es mi actual mascota, Sofy, de raza Europea común, blanca, con sus orejas y cola tricolor y sus parches de marrón claro.


Para concluir diré que no todas las razas admiten todos los patrones, al igual que no admiten todos los colores. Cada raza está más predispuesta a tener uno o varios patrones concretos, dependiendo de su genética.

sábado, 24 de noviembre de 2018

El color de pelo de gato




Hay gatos totalmente blancos, al igual que hay gatos totalmente negros. Hay razas de sólo presentan dos o tres colores determinados; mientras que otras pueden tener hasta 281 colores diferentes, como el Oriental Shorthair. De forma similar a la piel humana, es la melanina que determina los colores del pelaje de los gatos. La melanina posee dos componentes estructurales: la eumelanina y la feomelanina. Mientras la primera produce tonos de marrón y negro, la segunda determina colores rojizos y amarillados. La proporción y combinación de estos componentes en la estructura genética determina el color del pelaje de cada gato.
Resumo en dos tablas los colores más frecuentes:
Los once colores sólidos
(para un único color del pelaje gatuno)

Negro

Blanco

Gris

Crema

Azul

Canela

Cervato

Chocolate

Sable

Lila

Rojo
Colores según sistema RGB

Otros Otros colores frecuentes no sólidos
(para bicolores o tricolores)
Café
Marrón claro
Sepia
Camafeo
Naranja
Amarillo canario
Mermelada
Plata
Beige
Marrón oscuro
Pardo
Colores según sistema RGB


En la fertilización del gatito, 19 cromosomas del padre se unen con 19 cromosomas de la madre para formar esos 38 cromosomas de cada célula. En los humanos hay 46 cromosomas de cada célula. Un cromosoma contiene de cientos a miles de genes.
Los genes pueden ser o dominantes (son los que mandan y determinan la característica concreta) o recesivos (todo lo contrario). Por lo que a veces un gen puede sobre otro y, por lo tanto, ese es el gen que heredará el gato.
Una mutación genética puede comportar que esta lógica “se rompa” y aparezcan nuevas variedades genéticas. Existe también una variedad llamada de dominio incompleto que se da cuando ninguno de los dos genes es dominante.
Los gatos solamente tienen dos pigmentos que dan color al pelaje: rojo (feomelanina) y negro (eumelanina). La ausencia de ambos da lugar al color blanco.
La cantidad de melanina es transmitida genéticamente. Es decir, que la carga genética heredada de los padres determina la coloración de los gatitos.
Los gatos dominantes tienen una gran predominancia de eumelanina o feomelanina en sus genes. Poseen color negro, marrón oscuro, y rojo. También son conocidos como gatos de gen denso.
El gen de tonalidad roja tiene aún una particularidad muy especial. Es capaz de determinar si el gatito es de color puro o si combina diferentes tonalidades de rojizo. Se le denomina “gen carey”.
Los gatos recesivos presentan diferentes combinaciones de eumelanina y feomelanina en sus genes. Presentan colores variados como crema, beige, lila, azul, etc. También suelen ser llamados gatos con gen suave.
Para prever la coloración de una camada de gatitos, es necesario prestar atención al color y al linaje de sus padres. Cuando el padre o la madre poseen genes dominantes, los gatitos tendrán este mismo color.
Los felinos que son hijos de una pareja de genes recesivos, tendrán colores y tonalidades suaves. Para generar gatos blancos, es preciso que por lo menos uno de los padres venga del linaje de genes blancos.
Variaciones muy especiales de tonalidades de color son: Shell o chinchilla, Shaded o sombreado y Smoke o ahumado. Para obtener gatitos de estas tonalidades, el padre o la madre deben tener dicha genética. Y ninguno de los dos deben tener genes dominantes. Un padre o madre Shell o Shaded puede generar gatitos Smoke; pero padres Smoke no dan la luz a gatitos Shell o Shaded.
Los gatitos Bicolores necesariamente deben tener un padre o una madre bicolor. Lo mismo sucede con las variedades Colorpoint.
Algunos colores eran característicos de determinadas razas; actualmente, la mayoría de las razas aceptan tonalidades variadas de colores de gatos sin perder su pureza.
Se llaman gatos sólidos a los animales unicolores. Los colores conocidos son negros, blancos, gris, crema, lila, azul, sable, cervato, chocolate, rojo, canela y chocolate. El color negro uniforme debe presentar coloración uniforme, sin diferentes tonalidades, matices y sin manchas o pelos blancos.
Los colores chocolate, canela, azul y gris son diluciones del color negro.
El color rojo en realidad no es uniforme. Los gatos rojos aparentan ser unicolores debido a los cruces controlados de la crianza selectiva.
El color crema recesivo es una dilución del color rojo.
Un color café, pardo o sepia es llamado sable y es exclusivo del Burmés.
El color blanco es producido por una gran cantidad de genes y está presente en muchas razas. Se descubrió que los gatos blancos con ojos azules son portadores de un gen que ocasiona sordera.

Gatos verdes no existen. Gatos azules, rojos o amarillos no he visto nunca.

jueves, 22 de noviembre de 2018

El gato Chantilly-Tiffany




El Chantilly-Tiffany, también llamado simplemente Chantilly, es una raza de gato cuyos orígenes no son claros. Se especula que podría ser un híbrido, cruza de ejemplares de Abisinio de pelo largo con Habana brown.
En un principio se le llamó Foreign longhair (Extranjero de pelo largo), luego se cambió por Tiffanny, y finalmente adoptó el nombre de Chantilly; pues ya había otra raza con el nombre de Tiffanie (Tiffanny), reconocida en Europa.
La raza se creyó extinta hasta que se descubrieron dos ejemplares en una subasta pública de un inmueble, en la ciudad de Nueva York en 1967. No se ha logrado aumentar significativamente su población por lo que la raza es considerada «rara» y poco común de encontrar.

El gato Chantilly-Tiffany

A pesar de ser llamado “extranjero de pelo largo” (“Foreign longhair”), su pelaje es en realidad semi largo y sedoso. El color más común y extendido es el marrón y también existen variedades en canela, y beige. Este requiere cepillado por lo menos una vez por semana, aunque es de mantenimiento sencillo dado que no posee doble capa de pelo. Luce un desbordante collar de pelo alrededor de su cuello y pecho, y la cola es profusamente peluda.
Las orejas son de tamaño medio y se encuentran distintivamente separadas, con abundante pelo largo que nace desde su interior. Sus ojos tienen una forma ovalada y son siempre amarillos, dorados o color ámbar, pigmento que se intensificará con la edad. Uno de los aspectos más atractivos son sus pómulos prominentes e identificablemente levantados.

La raza tarda cerca de dos años en alcanzar la adultez y su tamaño completo. De carácter amigable y cariñoso con sus dueños, es compatible con niños pequeños, no así con extraños con quienes se mostrará indiferente. Suele mostrar preferencia por un miembro en particular de la familia. Ha sido diseñado como un gato de interiores que requiere atención constante por parte de los dueños y le afecta negativamente la soledad. El maullido y el ronroneo son especialmente habituales en esta raza, además de ser conocidos por emitir un distintivo sonido similar al canto de un ave.

Es un tipo de gato vistoso para los shows y no es problemático para realizar viajes de larga distancia por su naturaleza pasiva y relajada. Aunque es una raza relativamente saludable, tiene el extraño hábito de arrancarse su propio pelaje y acicalarse excesivamente si sufre de estrés o ansiedad, llegando a quedar completamente sin pelo si no se controla su situación.